Mamá Devastada Quiere Adoptar, Ve En Una Agencia De Adopción A Una Niña Sorprendentemente Parecida A Su Hija Fallecida

Hace unos años, mi hija falleció y yo estaba destrozada. Era difícil seguir adelante… Mi marido y yo acabamos viviendo separados; el dolor era demasiado. Perdí la pasión por todo, y lo único que quería de verdad era volver a ser madre… Así que decidí adoptar.

La agencia organizó esas reuniones iniciales con diferentes niños, y me llené de esperanza. Uno a uno, fui mirando los perfiles hasta que… la vi a ella. Por un momento, mi mundo se detuvo. En la foto estaba mi hija, tal como la recordaba. Me quedé mirando, hipnotizada; ¡el parecido era increíble!

En ese instante, tomé el teléfono y concerté una cita… Estaba temblando. ¿Podría esta chica ser realmente mi hija? ¿Eran estos años una mentira? Pero mis pensamientos se dispersaron cuando entró Charlotte, o mejor dicho, mi Ava…👇

Tras perder a su hija de cinco años a causa del cáncer, una madre afligida toma finalmente la decisión de adoptar a otra niña.

Pero cuando sale a la luz un secreto que guarda su marido, del que está separada, se ve obligada a enfrentarse a una situación difícil.

Con la luz apagada de su salón, Eleanor gritó, tirando su caja de comida china para llevar a algún sitio detrás de ella sin darle importancia. El sonido interrumpió el silencio por el que estos días era conocido su hogar, antaño vibrante.

Tras perder a su hija Ava a causa de la leucemia algunos años atrás y separarse de su esposo, Joseph, un año después, Eleanor había perdido la pasión por todo, incluida su carrera de fotógrafa artística.

Aunque ella y Joseph habían hablado de intentar arreglar las cosas de nuevo, lo único que Eleanor quería de verdad era volver a ser madre. Durante el último año, había pasado horas en sitios web de adopción.

Su pequeño grito y su exaltación surgieron al descubrir a una niña, Charlotte, que era la viva imagen de Ava.

Eleanor hizo clic para ver más fotos de Servicios de Adopción Grace y tomó el teléfono al cabo de unos minutos.

“Hola, soy de Servicios de Adopción Grace. Habla Samantha. ¿En qué puedo ayudarte hoy?”, sonó una cálida voz al otro lado.

“Me llamo Eleanor. Quiero adoptar y me ha llamado la atención una niña de su página web”, dijo, llevando su mano a la cabeza.

Samantha respondió con amabilidad. “Concertaremos una cita para que vengas a conocernos. Siempre es mejor que lo hagamos en persona”.

Eleanor aceptó demasiado deprisa. “Estoy dispuesta a dar ese paso”, declaró. “Quiero marcar la diferencia en la vida de un niño”.

Samantha se rio y concertó una reunión. Eleanor colgó, sintiendo que la esperanza bullía en su pecho por primera vez en años.

Llegó el día de la reunión y Eleanor se encontró esperando nerviosa en el despacho de Samantha.

“Es maravilloso conocerte en persona”, la saludó Samantha calurosamente. “He leído tu solicitud y ya puedo decir que serías una madre increíble”.

Las dos mujeres hablaron sobre los antecedentes de Eleanor, sus motivos para adoptar y sus esperanzas para el futuro. Los ojos de Eleanor se desviaban a menudo hacia una foto familiar que Samantha tenía sobre la mesa.

“Ah, hace un rato que la miras”, observó Samantha, presentando a sus dos hijas, Mary Ellen y Macy May.

Eleanor comentó: “Quiero eso en mi vida”.

Samantha asintió, pero se aclaró la garganta. Tras respirar hondo, preguntó: “¿Puedes hablarme un poco de tu esposo? Es importante que los niños sean adoptados en un hogar biparental”.

Eleanor explicó su separación debido a la pérdida de su hija y su esperanza de reconciliación. “Aún no le he hablado de intentar adoptar, pero lo haré”, reveló.

Samantha sugirió a Eleanor que hablara de la adopción con Joseph y que esperaba reunirse con él si se mostraba dispuesto. Aceptó intentarlo y le pidió el expediente de la niña que había visto en la página web. Se llamaba Charlotte.

“Parece una chica maravillosa”, dijo Eleanor, secándose la humedad de los ojos. “Siento una conexión con ella. Es como si estuviera destinada a formar parte de mi vida”.

Eleanor salió de la agencia una hora después, llena de esperanza. Pasó las semanas siguientes preparando su casa para la niña, convirtiendo la habitación de invitados en un espacio acogedor.

Durante ese tiempo, Eleanor se mantuvo en contacto con Samantha, pero dudó en ponerse en contacto con Joseph para hablar de la adopción. Cuando la trabajadora social preguntó, ella admitió su reticencia.

“De acuerdo”, la tranquilizó Samantha, “sigues siendo una candidata muy fuerte. Ser soltera no tiene por qué ser un impedimento. Al fin y al cabo, estamos en tiempos modernos”.

Unos días después, Samantha la llamó con una gran noticia. Habían programado una reunión oficial de Eleanor con Charlotte en un parque. Se preparó para la reunión comprando libros para colorear y rotuladores como regalo para la niña.

Llegó el día especial y Eleanor llegó pronto, sentándose en un banco con el regalo de Charlotte en la mano. Sus ojos escrutaron la vegetación en busca de Samantha y la pequeña.

Pronto las vio. Charlotte, con el pelo oscuro recogido en una coleta, parecía tímida y reservada. Eleanor las saludó cordialmente. “Me alegro de volver a verte”, dijo, estrechando la mano de Samantha.

“Y a ti. Ella es Charlotte”, respondió Samantha.

“Hola”, dijo Eleanor en voz baja, inclinándose ligeramente.

Charlotte murmuró una respuesta tímida y miró brevemente a Eleanor a los ojos. Una vez más, el parecido de la chica con Ava la impresionó.

Dieron un paseo por el parque y se instalaron cerca del estanque. Le dio a Charlotte su regalo. “He pensado que podríamos utilizarlo para dibujar o escribir sobre nuestro día”, sugirió.

Charlotte aceptó el regalo con un tímido “gracias”.

Mientras dibujaban juntas, empezó a formarse un vínculo entre ellas. La niña se fue abriendo poco a poco, revelando retazos de su vida en la casa de acogida. La creatividad y el espíritu de Charlotte conmovieron a Eleanor.

Más tarde, durante una comida campestre, Samantha detalló los trámites legales y los sistemas de apoyo para la adopción de Charlotte. Se separaron, con la esperanza de que todo saliera bien.

En las semanas siguientes, Charlotte y ella establecieron una conexión más profunda, y la niña visitó la casa de Eleanor, exploró su nuevo dormitorio y compartió comidas.

Finalmente, Eleanor llamó a Joseph. “Ellie”, saludó él calurosamente. “He estado pensando en ti”.

Eleanor respondió: “Tengo una gran noticia que contarte. ¿Podemos vernos mañana?”.

Al día siguiente, tomando un café, Eleanor le explicó a Joseph lo de la adopción. Él escuchó en silencio, y luego habló pensativo. “Veo que esto significa mucho para ti. Me alegro de volver a verte tan bien”.

Se sintió aliviada por su comprensión. “No puedo dejar que la pena me consuma”, dijo. “No podemos dejar que la pena nos consuma”.

Joseph asintió, comprendiendo su significado más profundo.

Eleanor y Charlotte siguieron estrechando lazos, la niña dormía en su casa e incluso cenaban con Joseph, que empezó a visitarlas más a menudo.

Una noche, mientras Eleanor le leía un cuento, Charlotte se sinceró. “Nunca he tenido una madre como tú. No quiero volver a la casa de acogida”.

La voz de Eleanor se quebró mientras intentaba tranquilizarla. “Lo seré, cariño. Seré tu mamá para siempre”.

El día de la vista oficial de adopción fue un hito importante para Eleanor y Charlotte. Eleanor había invitado a amigos íntimos y familiares, incluido Joseph, para que fueran testigos de tan trascendental ocasión.

En la vista, Eleanor y Charlotte se tomaron de la mano ante el juez mientras éste finalizaba la adopción; los ojos de ella se llenaron de lágrimas de alegría al mirar a la pequeña y darse cuenta del nuevo capítulo que empezaban juntas.

Fuera de la sala, Eleanor invitó a Joseph a cenar con ellas. “Ven a cenar con nosotras esta noche, Joe. Tú también formas parte de esta celebración”, sugirió.

“Me encantaría, Eli”, respondió Joseph.

Durante las semanas siguientes, Eleanor, Joseph y Charlotte empezaron a compaginar sus vidas. Asistieron a sesiones de terapia, en las que hablaron de su dolor y de los retos a los que se enfrentaban.

Después de una sesión, se encontraron en una conversación sincera. “Joseph, sé que esto no es lo que habíamos planeado, pero es el camino que tengo que tomar”, dijo Eleanor, sintiéndose como si estuviera confesando un crimen.

“Te quiero y quiero formar parte de esto contigo”, respondió Joseph, aclarándose la garganta.

A medida que pasaba el tiempo, Charlotte florecía en su nuevo entorno. Ella les recordaba el amor que habían perdido y todo lo que tenían que dar.

Sin embargo, Samantha llamó un día, y su tono provocó en Eleanor escalofríos instantáneos.

“Eleanor, la madre biológica de Charlotte se ha puesto en contacto conmigo”, reveló la propietaria de la agencia de adopción. “Me confesó que Joseph era el padre biológico de la niña”.

“¿Qué? ¿Charlotte podría ser medio hermana de Ava?”, susurró Eleanor.

Pero Samantha le dijo que necesitaban una confirmación rápidamente. “Tenemos que hablar con Joseph por esto”, aconsejó Samantha. “Puede ser necesaria una prueba de paternidad”.

“¿Por qué importa si la madre ya renunció a la niña?”.

“Dijo que la aventura fue rápida, pero si de repente el padre biológico quiere aparecer en escena, puede que quiera impugnar la adopción”, explicó Samantha con seriedad. “Sólo quiero asegurarme de que nada pueda estropear la felicidad de Charlotte”.

Después de colgar, Eleanor salió fuera, donde Joseph estaba haciendo jardinería. Soltó rápidamente lo que le había dicho Samantha y le pidió la verdad.

Al principio, sus ojos estaban desorbitados y confundidos, pero luego agachó la cabeza, admitiendo una breve aventura con alguien de un grupo de apoyo para padres en duelo al que se había unido tras la muerte de Ava y su separación.

“Fue un terrible error”, confesó con ojos que parecían lejanos.

“¿Quieres decir que entonces podrías ser el padre de Charlotte?”, preguntó Eleanor, con la boca abierta por el horror.

“Dejé el grupo poco después de que me dijera que estaba embarazada. Nunca me dijo que la niña era mía”, asintió Joseph, entornando los ojos.

Eleanor, abrumada, se limitó a asentir, poniéndose las manos en la cintura. Cuando le preguntaron por una prueba de paternidad, Joseph aceptó sin vacilar: “Lo haré. Seguiré hasta el final”.

Se hicieron la prueba lo antes posible, pero los resultados tardarían días en llegar. Eleanor debatió contárselo a Charlotte, pero decidió no hacerlo hasta que descubrieran la verdad y resolvieran los aspectos legales.

También hablaba constantemente con Samantha. “En la mayoría de las jurisdicciones, una vez que la adopción se ha completado, suele ser irreversible”, le explicó en voz baja su ahora amiga.

Los resultados llegaron por correo electrónico unos días después, que fueron los más angustiosos y ansiosos de la vida de Eleanor desde el fallecimiento de Ava. Ella y Joseph habían hablado de todas sus posibilidades durante la terapia y de lo que esto significaría para ellos.

Pero nada podía decidirse hasta que supieran la verdad. Samantha estaba visitándolas cuando el correo electrónico apareció en la bandeja de entrada de Eleanor. Lo leyó despacio: “¡Joseph no es… el padre de Charlotte! Gracias a Dios!”.

Unos días más tarde, Samantha pudo confirmar que la madre biológica había decidido no seguir adelante porque Joseph no era el padre biológico de Charlotte.

Con esta noticia, Eleanor vio el parecido de Charlotte con Ava como una coincidencia milagrosa y una segunda oportunidad para su familia. Su difunta hija siempre formaría parte de ellos, sobre todo porque ahora sabían lo importante que era cada momento.

Dinos lo que piensas y comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Check Also

¿Alguna vez has soñado que tienes relaciones? Descubre el significado detrás de este tipo de sueños.

Si bien puede sonar como algo raro, este tipo de sueños es uno de los más …